Escoger un tratamiento de la madera de calidad ahorra dinero

Sobre el papel, los tratamientos de la madera, pueden parecer similares, pero en la práctica, el cuidado de los detalles, el conjunto de intervenciones y la formación del personal, son claves para conseguir un buen resultado.

Vàlvula de retención de 6,5 mm para la inyección de marcos de madera

El sello de calidad FCBA (antiguo CTBA- Centro Tecnológico de la Madera- de Francia), además del sello de calidad de CIDEMCO (laboratorio neutral de Euskadi que ahora se llama Tecnalia), garantizan que la empresa aplicadora, en éste caso Ibertrac lleva a cabo los trabajos con rigor técnico y de forma eficaz.

La estandarización de los tratamientos de la madera es buena siempre y cuando se tengan en cuenta las particularidades de cada caso. En la fotografía superior, el elemento está compuesto de diferentes piezas. El buen aplicador (formado en TP8 y con correcta Dirección Técnica), no sólo se asegurará que el preservante llegue a todos los elementos, sino que tendrá en cuenta las peculiaridades del mismo (fendas, nudos, desviaciones, impregnabilidad, etc) para proteger correctamente la madera.

Las vigas cubiertas por una gruesa capa serrín u otros residuos es necesaria limpiarla y sanearla para evitar que el tratamiento no fracase por el efecto “tapón”
Desvastado de una viga de madera con pala neumática

Perforaciones al tresbolillo por ambas caras de las vigas cada 30 cm. y a ¾ de escuadría a lo largo de la totalidad de la viga. Colocación de válvulas de retención de 9,5 mm de diámetro y posterior inyección del insecticida-fungicida específico para madera. En los apoyos o cabezas de viga el tratamiento se realiza concentrando un mínimo de válvulas para conseguir la saturación de viga y cajón de obra. En caso que las superficies estén libres de pinturas, barnices, papeles u otros, éstas se pulverizan impregnándolas a saturación.

Los apoyos de las vigas (cabezas), deben estar especialmnente protegidos (en la fotografía superior puede verse cómo se instaló una cuarta válvula en la parte inferior, debido a la imposibilidad de taladrar la viga por el otro costado por falta de espacio). También es importante ver que la dirección de las válvulas, es fundamental para proteger no sólo la madera vista sinó también la oculta en la obra.

Las válvulas de 9,5 mm son las indicadas para vigas de escuadría normal. El diámetro de las válvulas de 9,5 mm permiten una correcta difusión del producto, las de menor tamaño son adecuadas para la difusión del producto en marcos de puertas) 9,5 mm de diámetro y posterior inyección del insecticida-fungicida específico para madera. En los apoyos o cabezas de viga el tratamiento se realiza concentrando un mínimo de válvulas para conseguir la saturación de viga y cajón de obra. En caso que las superficies estén libres de pinturas, barnices, papeles u otros, éstas se pulverizan impregnándolas a saturación.

Tratamiento total para inyección no sólo de apoyos sino también de la longitud de las vigas.

Según el Código Técnico (Seguridad Estructural en Madera) se consiguen niveles de proteción NP3-NP5

Información eliminacion plagas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho − 1 =