Las termitas ¿Atacan seres vivos?

De hace tiempo existe la creencia que las termitas no atacan a los seres vivos. Y cuando digo ser vivo, me refiero a árboles y plantas, que todavía no son madera o residuos vegetales. La respuesta a la pregunta con las termitas subterráneas que encontramos afectando nuestras casas en Cataluña (Reticulitermes banyulensis) es, ni si, ni no. En realidad comen principalmente la parte del árbol donde no circula la sabia. Pueden hacer canales externos para buscar las zonas más apetecibles o de mejor extracción de celulosa.

Yuca atracada por termitas subterráneas (fotografía tomada en Tarragona, cerca de Valls)

Aunque cabe la sospecha que al igual que nosotros podemos comer fruta todavía verde, me temo que las termitas colaboran en debilitar el árbol. Ya que su actividad no se limita a comer. También crean condiciones idóneas de temperatura y humedad, que favorecen el crecimiento fúngico (hongos).

Otra especie de termita las termitas aéreas (Kalotermes flavicollis), además de atacar nuestras casas, afecta también árboles y plantas vivos. Se sospecha, que ésta especie de termitas junto a las hormigas, pueden interrelacionarse. Posiblemente más parasitismo de las hormigas que simbiosis, pero que termina afectando a nuestros árboles, aunque casos similares también se han encontrado en vigas de madera. Ésta relación entre enemigas acérrimas, cómo son las hormigas y las termitas aéreas (, es cuanto menos curiosa. Por lo que parece la citada hormiga permite la actividad de las termitas en el árbol para posteriormente aprovechar las galerías de las termitas para instalar su hormiguero.

Curiosamente en un árbol de Barcelona, pudimos comprobar galerías de termitas aéreas, invadidas por hormigas. Y en le mismo tronco pero a mayor profundidad, termitas aéreas trabajando en zonas donde el árbol se conservaba vivo y en el límite donde no circula la sabia. Una vez abiertas las galerías de las termitas, y al salir unas pocas (al ser Setiembre -Octubre pueden moverse más ya que es su época de enjambrazones), las hormigas las atacaban para que volvieran a su «redil». Una vez encauzadas las dejaban tranquilas.

Hormigas aprovechando galerías de Kalotermes flavicollis

En primer plano termita reproductora y en segundo, hormiga «dominando» a una termita obrera.

Información eliminacion plagas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve + siete =