Las termitas que comían a la carta

Los insectos, cumplen su función en la naturaleza. Pero debido a la modificación del medio, algunos insectos se adaptan perfectamente al hábitat del hombre.

Gracias a la «confortabilidad» de nuestras casas y a la falta de depredadores naturales, los insectos que mejor se adaptan a nuestro ámbito, llegan a convertirse en plaga. Las termitas subterráneas son un buen ejemplo de ello.

La imágenes de éste post, son de un edificio municipal del Maresme. Sufrió un gravísimo ataque por parte de insectos xilófagos, sobretodo termita subterránea , aunque también de carcoma grande (cerambícidos).


El edificio en cuestión tiene una cubierta sostenida por estructura de madera con cerchas y tirantes

Cerambícido adulto emergiendo de una madera y daños de carcoma grande en una madera.


Termitas subterráneas (Reticulitermes banyulensis)

Desde las azoteas vecinas detectaron una gran deformación externa de la cubierta, poniendo en alerta de posibles daños estructurales que podía estar sufriendo el envigado. El siguiente paso, fue abrir los techos interiores para descubrir las posibles patologías xilófagas. ¡Y sorpresa! Se pudieron ver severos daños en los tirantes horizontales de las cerchas y en los apoyos, gran parte de ellos partidos por el debilitamiento de los elementos.





Detalle de la rotura de algunos apoyos de las cerchas de madera

¿Que factor o factores fueron claves para la degradación de esta estructura? Los posibles factores fueron:

  1. La dudosa calidad de la madera (excesiva presencia de nudos y semas de importancia).
  2. Las humedades esporádicas de la estructura.
  3. La presencia de carcomas varias, pero especialmente las carcomas grandes
  4. La presencia muy virulenta de termitas subterráneas.

Si bien la calidad de la madera no era muy buena, probablemente cuando se construyó, se tuvo en cuenta, compensando los defectos del material, con un incremento del número de cerchas.

Ahora bien, el paso del tiempo y sobretodo la presencia de insectos comedores de madera, fueron determinantes, provocando tensiones descompensadas, con graves consecuencias estructurales y de degradación. El descubrimiento obligó a la Dirección Técnica a tomar medidas urgentes de apuntalamiento y rehabilitación.

Canales termíticos detectados en pared de camino hacía la estructura

Una vez apuntalado el edificio, se elaboró un proyecto de rehabilitación, un concurso público y una adjudicación de la obra. Mientras sucedía todo eso, los insectos no se mantuvieron a la espera, sino al contrario, pasaron al contraataque:

En menos de 3 meses y a pesar de la abundancia alimentícia, las termitas encontraron las cuñas de los puntales y las empezaron a atacar

¿Porqué las termitas fueron a atacar las cuñas?

Muy probablemente, la plaga detectó una madera más blanda (o con gran contenido de celulosa) y por tanto más fácil de roer y digerir. El contenido de humedad no fue determinante, no variaba respecto a la estructura principal…

Afortunadamente y a día de hoy, la estructura pudo salvarse con la ayuda de una serie de refuerzos (híbridos metal-madera laminada) e Ibertrac, saneó toda la madera estructural original (tratamiento químico tradicional) y controló las termitas de raíz (tratamiento mediante el Sistema de cebos con Hexaflumurón).

Información eliminacion plagas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × dos =